Openclub

Vanina Pujol nos responde a la pregunta: ¿Podemos entrenar resfriados?

Todos esperábamos ese clima placentero de la primavera para dejar las camperas en el placard y
disfrutar del sol de octubre. Algunos valientes se animaron a salir livianos de ropa y al final del día aparecieron los estornudos. Hace unos días, una de mis alumnas llegó temprano a la clase para consultar si se quedaba o se iba a su casa. Lo de ella no parecía ser un resfrío, su voz estaba algo tomada y se la notaba agitada, por lo que le sugerí volver y descansar. Muchas veces me hacen esa pregunta y, más allá de mi opinión, es el médico el que debe indicarnos qué hace.

resfrc3ado

Recuerdo una de las primeras veces que consulté al mío. Su explicación fue muy clara. Cuando nos resfriamos, el cuerpo utiliza mucha energía para revertir el cuadro y eso hace que nos sintamos aun más debilitados y cansados, depende de cada uno continuar o no con la rutina de ejercicios. Si sólo es mucosidad podemos entrenar de manera liviana, en cambio si nos afecta la respiración, o sentimos congestión en el pecho, lo indicado es parar.

Reconozco que la mayoría de las veces he seguido con mi actividad física y las consecuencias fueron positivas, pero no siempre es así ya que los síntomas que nos aquejan con un resfrío son variables y la intensidad con la que se entrene también. Está demostrado que las rutinas regulares y moderadas ayudan a fortalecer las defensas, por el contrario, las más exigentes las debilitan.

¿Qué hacer entonces ante un resfriado? Tu médico tendrá la mejor respuesta. Mientras tanto, no te desabrigues, guardá los shortcitos y los escotes tan solo unos días, y así evitarás que el frío de esta extraña primavera te sorprenda 😉

Hasta la próxima, Vanina.