Openclub

Dormir poco nos hace subir de peso.

Comenzamos la semana y otra vez el ritmo acelerado que nos desordena en las comidas, en las horas de sueño, y por ende en el metabolismo. Es un círculo vicioso, dormimos poco, eso nos da hambre, nos baja la energía y elegimos mal lo que comemos.

Muchos creen que al estar despiertos más horas se consumen más calorías, sobre todo cuando pasan comidas por alto. Falso, todo lo contrario. El sueño es el principal regulador metabólico. Si dormimos menos horas de las necesarias (7 horas) se altera el organismo y también las hormonas que intervienen en el apetito: la Grelina, que es la que produce hambre; y la Leptina, la sensación de saciedad.

Lo que ocurre cuando dormimos poco, es que la primera aumenta y la segunda disminuye, por lo que el cerebro recibe señales de hambre, y el cuerpo nos pide alimentos. En consecuencia, comemos más de lo debido. Si a eso le sumamos que cuando estamos mal descansados nuestro ánimo es cambiante, y nos sentimos agotados, el combo es explosivo. Además de saciar el hambre, queremos aumentar nuestra energía y mejorar el humor, por lo que vamos en busca de los alimentos equivocados: altos en grasa y azúcar.

Poco sueño + baja energía + mal humor + cansancio + aumento de apetito + malas elecciones alimenticias = Aumento de peso

Consejito, seamos ordenados. Proponete dormir las horas necesarias, respetar las cuatro comidas diarias, evitar grandes cantidades sobre todo en la cena, y fundamental, hacer actividad física para descansar profundamente.

Y no lo dejes para mañana, comenzá hoy 🙂

Hasta la próxima. Vanina.